Compartir contenidos didácticos y gráficos sobre la pesca a mosca. Disfrutar de esta afición como una forma de vida.
Para el pescador desconsiderado, los peces son objetos, incluso mercaderías, que sencillamente nos proporcionan un divertimento ocasional. Sin embargo, cuando el pescador los observa y entiende, los peces rezuman una majestuosa calidad. Una vez descubierta la máscara, el pez se nos revela fascinante, se trata de una criatura compleja y, a la par, con una vida en constante cambio, que difícilmente podremos conocer nunca por completo. Su belleza se refleja asimismo en el agua: de hecho, la apariencia de un pez recién capturado puede parecer maravillosa, pero en su hábitat natural es incluso más gloriosa… …Cuando más sepamos acerca de los peces y de las aguas que habitan, mayor será nuestro deseo de protegerlos y no herirlos. Tal vez, transcurrido algún tiempo, consideremos que es mejor observarlos que capturarlos. Si se encuentra frente a un buen ejemplar, lógicamente deseará pescarlo; pero recuerde que los de tamaño medio deben nadar libremente. Por encima de todo, debemos amparar las aguas de la contaminación, el vandalismo y los escombros. El pescador que ha visto lo que oculta la máscara es el mejor guardián que pueden tener los ríos y los lagos de nuestro planeta.>> John Baile
Por la vida; por encima de todos nuestros principios están, la protección y el respeto por las especies, sus hábitats y los entornos naturales. "Siempre captura y suelta"

Lanzado

Inicio/Lanzado
Lanzado 2017-04-03T22:51:58+00:00

Introducción al lanzado en la pesca a mosca

Un buen lanzamiento, tiene como fin, depositar la mosca en el agua con delicadeza y precisión, no debe apuntarse al pez, se asustará, y la pesca será nula.

  • El peso de la línea traslada y deposita la mosca.
  • La energía inicial la aporta el lanzador y la caña la transmite y amplía.

Para comprender el mecanismo, es necesario incorporar los siguientes términos; empujar la línea, velocidad progresiva, parar la caña, pausa y tensión, en el mismo orden escrito.

Estas premisas, son suficientes para iniciar al novel pescador de mosca, pero a no entusiasmarse, lleva tiempo incorporar y dominar cada movimiento. No es igual hablar que hacer.

Las cañas de mosca, extremadamente resistentes al remolcar un pez, son a la vez, frágiles y delicadas en el transporte. Conviene protegerlas con funda de paño y tubo de aluminio o plástico. La cantidad numerosa de pasa hilos, evita las ondulaciones de la línea y la mantiene paralela a la caña.

Al armarla, procedemos a enfrentar ambos extremos enchufables y con un leve giro introducimos uno dentro del otro con firmeza.

Colocamos el carrete en el porta carretes, observando si el equipo lo manejará un zurdo o diestro. La mayoría tienen un dispositivo especial; cambiándolo de posición, se transforma fácilmente en dual.


Pasamos la línea por los pasa hilos y ya tenemos el equipo listo para lanzar.

El primer paso para un lance óptimo, se consigue empuñando correctamente la caña. Hay varias maneras de agarrar la empuñadura de la caña:

  1. Pulgar arriba: Óptima, indicada para todos los lances.
  2. Índice arriba: Ideal para lances cortos, ayuda a parar la caña.

Hay una tercera variante, también recomendada. Es similar a las dos anteriores: El pulgar y el índice se sitúan lateralmente, uno a cada lado, presionando el corcho con la yema de los dedos. Puede llamarse empuñadura de índice o pulgar lateral, excelente en presentaciones delicadas.

El lanzamiento, comienza al acomodarnos frente a un espejo de agua, con el pié izquierdo adelantado respecto al derecho (viceversa los zurdos), de forma que se pueda girar ligeramente el cuerpo. Una vez sacada manualmente cierta cantidad de línea, de 9 a 10 metros, la depositamos en el agua longitudinalmente. Ahora sí, estamos en condiciones de iniciar los primeros balanceos.

Sujetamos el mango firmemente, apretando la línea entre los dedos y movemos hacia arriba el conjunto, empujando, acelerando progresivamente y parando la caña hasta alcanzar la vertical, momento de pausa, indispensable, para que la línea se estire y produzca tensión, indicando el comienzo del balanceo adelante. Se repite el movimiento en el sentido inverso, la punta de la caña se flexiona y la línea aterriza en el agua. Todos estos movimientos; lanzamiento atrás y lanzamiento adelante, totalizan un lance completo.

Al recorrido que hace la caña al empezar y finalizar cada balanceo se lo denomina arco de lanzamiento, éste forma un ángulo variable de 90° mínimo y de 120° máximo (ejemplo de las agujas del reloj):

«Me gusta utilizar los arcos de lanzamiento, la enseñanza se favorece con nociones claras y límites precisos. Otras veces aplico la técnica moderna, que no se guía por ángulos o conceptos fijos y es totalmente flexible».

Mel Krieger recomienda en estos casos, diferenciar perfectamente la esencia del estilo. Por ejemplo:

  • Volar la línea o presentar bien la mosca es esencial.
  • La forma de empuñar la caña o de pararse, sólo es estilo.

Llamamos falso lanzamiento a balanceos sucesivos atrás y adelante, con la línea siempre en el aire, los cuales tienen como objeto: corregir la dirección de la mosca, secarla en el aire (Indispensable con secas o poppers de pelo de ciervo), y para obtener mayor distancia. En este caso el ángulo mínimo del arco puede reducirse a 30° (ejemplo del reloj: 11.00 hs.).

Cuando paramos la caña, la línea continúa el impulso inicial por encima de la punta de ésta formando un bucle convexo (llamado loop en inglés), que al desarrollarse deja inmóvil la porción de línea en contacto con la caña y acelera la parte que va unida a la mosca.
El bucle es el mecanismo propulsor, concentra energía cinética (masa en movimiento) en la línea continuamente decreciente que está por encima de él.

Ante el impulso inicial del lanzador, la masa de la línea, no puede variar de energía cinética, (ignoramos en este ejemplo la resistencia del aire y la ley de gravedad), permaneciendo constante, por lo tanto, al decrecer la cantidad de masa en movimiento, debe aumentar la velocidad al objeto de conservar la energía. Esto quiere decir que la parte de línea que está por encima del bucle y la mosca se aceleran y finaliza el movimiento cuando la mosca atraviesa el bucle. De hecho, es un caso de conservación de energía cinética (E=M.C2 energía = masa x velocidad al cuadrado) que produce aceleración a medida que disminuye la masa.

Línea a velocidad normal

1. Línea moviéndose aproximadamente a la velocidad de lanzamiento.
2. Línea en movimiento, masa grande.
3. El bucle se mueve a la mitad de la velocidad que la parte superior de la línea.
4. Oscilación de la caña cuando el pescador la detiene.
5. Línea quieta.

Línea a gran velocidad

1. Línea moviéndose a gran velocidad.
2. Línea en movimiento, masa pequeña.
3. Línea quieta.
4. Caña quieta.

La resistencia del aire altera este modelo sencillo, porque línea y mosca pierden energía al moverse por realizar trabajo en el aire, pero no puede impedir un lanzamiento largo. La mayor parte de la resistencia del aire se produce en la sección transversal del bucle, que puede ser angosto en largas distancias, vientos de frente o ancho en el uso de moscas grandes.

Cuando tiramos lejos o deseamos minimizar el impulso de la mano derecha necesitamos la doble tracción que ayuda a flexionar la caña, aumentando la potencia y velocidad de la línea.

Para realizarla se debe sujetar la línea con la mano izquierda entre el carrete y el primer pasa hilos, así, una vez iniciado el movimiento hacia atrás la mano bajará acelerando progresivamente de la cabeza a la cintura y volverá a subir (sosteniendo la línea) para iniciar el movimiento adelante.


Bucle cerrado: la línea sigue la punta de la caña


Bucle abierto: la línea se aleja de la punta de la caña

Bucle incorrecto: la línea viaja debajo de la caña

Cuando se ve a otro realizar el lanzamiento, da la sensación de ser en extremo sencillo, y lo es, más al practicarlo, presenta un sinnúmero de dificultades que es necesario tener en cuenta.

Spolek calculó que para lanzar sólo la mosca a una distancia de 20 metros y una altura de 1.50 metros, es necesaria una velocidad inicial de 480 Km por hora. Intervienen factores externos, como el viento, de distinta intensidad y dirección, el lugar que ocupa el lanzador en el agua o fuera de ella, con obstáculos detrás, etc.

Una caña larga recorre una longitud mayor entre punta y punta en un lanzamiento dado que una más corta, esto le da al lanzador más tiempo para actuar sobre la línea. Si es demasiado larga obliga a manejarla con excesiva lentitud. Todos estos problemas, los resuelve siempre el pescador con un experto o instructor a su lado.

Observando el cuadro con los diferentes tipos de líneas, veremos que todas tienen el mismo peso en sus primeros 9 metros, pero distinto volumen y esto modifica su comportamiento en el lanzado; por ejemplo: un pescador que realiza muchos lanzamientos en una jornada, necesitará minimizar la energía inicial requerido en cada uno, siendo la línea uniforme “LEVEL” la primera, seguido del conificado largo “TT“, luego el conificado corto “WF” y al final el de doble conicidad “DT“, éste último necesita el doble de energía del uniforme por su volumen.

Al comenzar a formarse el bucle una línea de conificado corto primero aumenta y después disminuye la velocidad hasta el final, en cambio al usar un conificado largo ésta aumenta siempre.

Spolek explica estas variaciones en función de la pugna entre la concentración de energía cinética en la masa móvil decreciente y la disipación de energía por la resistencia del aire.

Lanzamiento de E.Mosser con luz estroboscópica. A mayor espacio, más velocidad de lanzado.

Algunos creen que la flexión de la caña en el último balanceo atrás, carga a ésta de energía, posibilitando que funcione como un arco. Los estudios hechos por E.Mosser, Buchman y Fry demuestran que es muy poca la cantidad de energía que acaba como cinética, más esta flexión de la caña en el balanceo adelante, sí cumple una sutil función, al retardar el movimiento de la línea y permitir que ésta pueda seguir una trayectoria casi horizontal.

Si la línea describe un arco, parte de la energía se gasta en tirar de ella hacia arriba y después hacia abajo, privando de velocidad al sistema. A mayor amplitud del arco de lanzamiento, por ejemplo >120º, conviene retardar la velocidad inicial de lanzado. De lo contrario, la mosca puede impactar en la caña.

Importante, al efectuar un lanzamiento, tanto atrás como adelante, debemos dar un impulso inicial y después detener la caña, sigue pausa y tensión (cargar la caña), describiendo con ésta un arco de lanzamiento variable. La fuerza a aplicar debe ser progresiva, acompañando la línea primero, con la sensación de empuje para luego acelerar rápidamente hasta parar. El bucle que formamos a continuación, puede ser cerrado o abierto, dependiendo si el arco de lanzamiento es angosto o ancho respectivamente, y de cómo apliquemos la fuerza.

En este movimiento es cuando el principiante encuentra sus mayores dificultades; generalmente aplica la fuerza al iniciar el impulso ó usa la muñeca y forma un bucle defectuoso, sin darse cuenta que una leve corrección en la base de la caña significa metros en la punta de la misma.

Cuando estamos lanzando y detrás hay obstáculos, debemos realizar un lanzamiento rodado, también llamado “roll-cast“. Es el único que no necesita un “timing” especial para lograrlo:

Paso 1

Paso 2

Paso 3

Con suficiente cantidad de línea en la superficie líquida, levantar la caña hasta una posición vertical, levemente retrasada, y una vez que la línea supera el cuerpo, se adelanta la punta de la caña rápidamente. Esto creará un bucle completo (una rueda giratoria) que hará despegar la línea del agua, extendiéndola adelante y depositando la mosca.

Un buen bucle se logra si la rueda tiene forma oval, muy similar a una pelota de rugby, con achatamiento longitudinal y paralelo al agua. Se consigue haciendo un movimiento recto de traslación del puño a velocidad progresiva, con el codo hacia delante, y en el punto próximo de máxima aceleración, girar la muñeca con potencia al frente, y paramos la caña. Para realizar un “roll-cast” de potencia, debemos aumentar la cantidad de línea detrás del lanzador.

El lanzamiento también es útil: Para estirar la línea, corregir la dirección final de ésta, y a veces desenganchar la mosca.

LOS LANZAMIENTOS LARGOS

Cuando intentamos un lance largo, no sólo se debe desenrollar bien el bucle sino que éste tiene que arrastrar toda la línea posible a través de los pasa hilos de la caña.

Anteriormente se lograban grandes distancias realizando sucesivos falsos lanzamientos, y en cada uno de ellos se alargaba cierta porción de línea hasta el lance final. Esto dificultaba el control en el balanceo atrás, al tener que realizar movimientos con exageradas longitudes de línea. Las cañas de grafito son lo suficientemente rápidas para conseguir largas distancias con pocos falsos lanzamientos. Actualmente no necesitamos tener mucha línea en el aire, son suficientes los primeros nueve metros, ya que el peso está allí, aunque personalmente prefiero un rango mayor de línea que lo sitúo entre los once o doce metros.

Consideremos a continuación una caña de 9` (2.74 metros) de largo en un lance final adelante; Aparecen tres movimientos para tener en cuenta:

  • El arco de lanzamiento máximo posible equivale a un ángulo de 120°. Si se ubica al vértice en el centro de la empuñadura y la mano, veremos que la puntera de la caña recorre una distancia de 4.45 metros.
  • El mismo vértice o base de la caña puede llegar a desplazarse en línea recta unos 2.35 metros, calculando un lanzador de estatura media, con ligeras variaciones de alcance de brazos, e inclinación del cuerpo en el balanceo. Podemos llamarlo movimiento de traslación.
  • Por último, agregamos el tirón de línea con mano izquierda, cuya longitud calculamos en 1.20 metros.

La suma de estos tres movimientos da como resultado un largo total de ocho metros.

Un experto lanzador aprovecha toda esta distancia y el tiempo que tarda en recorrerla. Aplica un impulso progresivo que acelera la línea hasta su velocidad final. Además, lo necesita para hacer correcciones, combinando o alternando los tres movimientos. En acción de pesca, línea y mango están siempre en contacto con ambas manos.

Existen otros tipos de lanzamiento. Todos se aprenden con facilidad, una vez que se dominan las técnicas anteriormente descriptas. Ejemplos:

REACH CAST: Corrección de la línea en el aire por derecha o izquierda. Mientras realizamos este lanzamiento en el momento justo, extienda la línea lejos del pez, moviendo la caña arriba y abajo. Esto situará la línea fuera de la senda de alimentación del pez, así como la agregará flojedad que permitirá a su vez evitar el drag.


MEND: Corrección de la línea en el agua por derecha e izquierda.


SERPENTINA: Corrección de la línea en el aire, zigzaguea para retardar el “drag” de la mosca. Para ejecutar este lance (snake) deberemos disparar serpentinas con forma de S en el lance frontal:

  • Realiza el lance normal por encima de la cabeza y para la caña
  • Dispara algo de línea y al hacerlo desplaza la caña horizontalmente de lado a lado (formando las serpentinas)
  • Baja la caña

Es muy importante disparar línea en este lance, de lo contrario la mosca rebotará y acabarás con un precioso burruño.

APILADO: Corrección de la línea en el aire, detención abrupta de un lanzamiento veloz. Este lance es conocido en inglés como el dump o puddle cast (en los EEUU el lance apilado o pile cast da nombre al lance en el que aterriza la mosca primero). Podría decirse que es el resultado que se obtiene tras ejecutar un lance trasero exageradamente caído y sirve para lograr mucha cantidad de línea floja casi a nuestros pies. Es muy útil para esos lances río abajo normalmente tan complicados. Así es como funciona:

  • Ejecuta un lance trasero bajo
  • Realiza un frontal alto y dispara mucha línea
  • Antes de que la línea tenga posibilidad de extenderse del todo, mátala hacia abajo con la punta de la caña dirigida directamente hasta el agua
  • Acabarás con más línea floja de la que nunca podrías haber imaginado necesitar

CORRECCIONES

La mosca se engancha o se cae la línea atrás: Para lo primero, corregir la parada de la caña, debe ser vertical, puede ayudarse tomando la empuñadura con el dedo índice arriba. Para lo segundo observar el desarrollo de la línea girando la cabeza o disminuir la pausa.

En el lanzado adelante la línea no se extiende: Si no estiramos la línea atrás con tensión, ésta no puede desarrollarse bien al frente. Otro motivo es aplicar la fuerza progresiva al revés, quiere decir empezar rápido y terminar despacio.
La mosca se engancha con la caña o la línea: De nuevo es errónea la aplicación de la fuerza. También lo produce un arco de lanzamiento muy amplio, obliga a subir y bajar la línea mientras la mosca viaja recta y produce el choque. ¡Cuidado con el viento y sus ráfagas!.

La línea latiguea en el aire, se pierde o rompe la mosca: Una espera demasiado corta en el lanzado atrás no permite la tensión de la línea y la mosca rebota en el sentido inverso a su falta de desarrollo. Observar atrás girando la cabeza.

La línea, tanto atrás como adelante, no se estira: manejar la línea siempre en el mismo plano, realizar los balanceos perpendiculares al piso o paralelos, evitando el movimiento circular. La punta de la caña dirige a la línea. La punta ordena, la línea responde.

CONSEJOS

  • Siempre debemos usar gorra y gafas protectoras
  • Retarse a conseguir grandes distancias en el inicio es malo
  • Practique con moderación, disfrute, no fatigue sus músculos
  • Limpie la línea después de su uso y consérvela lubricada
  • Extreme los cuidados al vadear un río, toda precaución es poca
  • ¡Cuidado! La mosca vuela a más de 100 Km por hora
  • Saque la licencia y cumpla con el reglamento
  • Practique el acto de captura y suelta, limite su poder
  • El medio ambiente es la casa grande, no la ensucie

«Percibo el lanzamiento como un juego. A la acción poderosa de la caña, se suma la armonía de distintas velocidades, que logro, combinando las dos manos. El equilibrio es atrayente, siento deslizar la línea por los pasa hilos, no hay sonido producido por la caña contra el aire y las vibraciones de la punta son completamente imperceptibles. ¡Es un placer!».

Existe una extensa bibliografía sobre este tema, que recomendamos leer:

William W. Buchman – Mel Krieger – Graig A. Spolek – Lefty Creek – Emilio F. Moran – Jearl Walker – Steve C. Fry – Edward Mosser – Joan Wulff.